Montt, siempre la leche. Y lo reconozco: lo de ayer fue divertido.