Sin duda, el Disney más siniestro. Y una de sus mejores creaciones (visto en Yimmy’s Yayo)