Cataluña blinda y protege los espantosos Correbous tras prohibir las corridas de toros.

Dios mío.