Los ácidos,  y a veces brutales, dibujos de Michal Dziekan merecen ser vistos.