Vaya, todavía hay que abrigarse. La playa tendrá que esperar. Foto de Burçin Esin.