Y esa increíble ilustración es de Alyssa Monks.