Por el siempre genial Scott Campbell. Visto en This Isn’t Happiness.