Dos días para hacer el vago. Foto de Carlos Henrique Reinesch.