Muy alegórico para estos días de incertidumbre norcoreana, ¿no?