Y en Homs, Bachar el Asad sigue matando civiles. Para ellos no hay más paseos de fin de semana.