Creo que me apetece más leer la parodia que el original.