En el metro de NY. Ahora es algo así como un museo subterráneo para graffiteros.