Mejor verlo de cerca. Lo de Antonio Caparo es increíble.