Se puede admirar cómodamente en el Louvre porque todo el mundo se apretuja para ver la Mona Lisa.