Marruecos sigue empleando brutalmente la fuerza y la opresión contra los refugiados del Sáhara.