Portada y canciones molan mucho, pero el sonido de la sala Razzmatazz es un asco.