Uno de los juegos más fascinantes a los que he jugado nunca. Una obra de Jonathan Blow.