Los puristas del Ukiyo-e se tirarán de los pelos, pero pasando de ellos: está bonito. Via.