Que cosas. Y WonderWoman, así, rechoncha y chiquitina, resulta más simpática.