Y la curia volvió a soltar lindezas homofóbicofachas sin tino. Dibujo de Ben Newman.