De Ben Newman, claro, que es capaz de poner morbo en cualquier lado.